IBÉRICCO ES CONSULTORÍA

Somos la primera consultoría de España especializada en el sector Ibérico, nos anticipamos con formación a las Entidades Inspectoras y Certificadoras de la Norma de Calidad del Ibérico en el cumplimiento de las obligaciones que dicta el Real Decreto Ley 4/2014 sobre el producto ibérico, en protección de la raza y del consumidor.

Somos líderes en formación para que su equipo conozca todo aquello que concierne al operador del ibérico en el canal HORECA, con la finalidad de mantener la trazabilidad, evitando el riesgo de descalificar el producto ibérico y el riesgo de posibles sanciones administrativas.

Ofrecemos nuestros servicios en diferentes programas que incluyen la formación del personal responsable de aquellas áreas que generan beneficio y la formación en marketing de ventas que permite rotar el producto manteniendo una calidad constante. Al final el beneficio es doble. Uno tangible, el económico, y otro intangible, pero de gran valor, la confianza del cliente.

Somos independientes e imparciales en cualquiera de las tres áreas que trabajamos, asesoría, consultoría y auditoría.


COMO CONSULTORÍA

Orientamos a nuestros clientes en aquellas estrategias dirigidas a incrementar las ventas y el margen comercial del producto ibérico, desde el jamón a la carne, manteniendo en todo momento la trazabilidad del mismo y dotándole de herramientas útiles en la prescripción y conocimiento del producto, tales como:


  1. Formación en la Norma de Calidad del Ibérico, Real Decreto 4/2014.
  2. Formación en relación a las diferentes D.O.P y sus diferencias principales.
  3. Formación y certificación en la manipulación de alimentos, con atención al Jamón Ibérico.
  4. Estrategias de marketing de ventas para mejorar la rotación del producto.

Estas cuatro áreas formativas son muy importantes para la profesionalización del equipo de un establecimiento del canal HORECA que opere con el producto ibérico. Tener formación profesional del producto con el que trabajan les da mucha seguridad a los empleados de sala. Estos son quienes prescriben y defienden el producto frente al cliente, consumidor final. Esa seguridad personal se traduce en más ventas de raciones de ibérico y también en autoconfianza del propio trabajador en relación a su capacidad y, por descontado, del cliente hacia el trabajador. Esta confianza se hace extensiva a otros platos y productos ya que el empleado se siente valorado y seguro de que el cliente deposita en él su confianza. Por ello es importante dominar el producto, sobretodo el que se sirve sin cocinar y sin otros elementos que distraigan o modifiquen su sabor.  De esa forma puede dar al plato el valor que tiene, el de su origen, el de su diferenciación y el de su sabor en relación a otros, creando valor.
Todo ello se traduce en beneficios directos e indirectos, que se suman a los obtenidos por nuestros servicios de asesoría y auditoría.